Los Mitas y su diosa

Por: Dr. Donald T. Moore

 

 

 

La Congregación Mita surgió en 1940 en Arecibo, en la isla caribeña de Puerto Rico, cuando su líder fue expulsada de la Iglesia de Dios Pentecostal (concilio que en ese entonces eran las Asambleas de Dios antes de la división y convertirse una parte en Iglesia de Dios Pentecostal MI). Aunque tiene un carácter único y ha existido en la sociedad puertorriqueña e internacional sólo por décadas, reclama ser “la continuación de la iglesia primitiva” y afirma que la Biblia sienta las bases para esta obra y que Hechos 13:41 alude a ella.

 

Es conocida internacionalmente no solamente por sus templos en las Américas sino también por su presencia en la Internet y televisión donde transmiten sus programas semanales de música, testimonio y predicación. Reclaman tener entre 38,000 y 45,000 feligreses en diferentes países. En Puerto Rico los mitas no sólo asisten a los templos de su localidad sino también a los servicios que se celebran en su templo principal en San Juan, donde los sábados congregan cerca de 6,000 personas para escuchar “la Voz de Dios,” que habla por la boca de Aarón.1

 

 

Desarrollo histórico

Juanita García Pereza (1897-1970), la fundadora de esta Iglesia, nació de una familia católica de padre español y madre puertorriqueña en el municipio de Hatillo. Pertenecía a una familia acomodada de la clase social alta y heredó un capital de sus padres. Se casó con dos comerciantes y se divorció de ambos después de procrear cuatro hijos. Doña Juanita residía en Arecibo cuando se enfermó seriamente de una úlcera gástrica crónica. Sufría de esta enfermedad y estuvo bajo tratamiento médico durante ocho años. A principios de 1940 Doña Juanita estaba gravemente enferma en su residencia a la edad de 42 años. Sus médicos dijeron que viviría solamente unos cuantos días más, pero ella clamó a Dios y le prometió que si la sanaba, se entregaría enteramente a El para servirle toda su vida.

 

Dios respondió a sus clamores con la visita de una anciana pentecostal y después de su sanidad asistía a la Iglesia de Dios Pentecostal. Perseveraba activamente en las actividades de la sociedad de damas, haciendo uso de la palabra. Se convenció que tenía el don de profecía y de recibir revelaciones y comenzó a reprender el pecado en otros, inclusive acusaba al pastor de la iglesia de pecado sin especificarlo.

 

Luego una voz le comunicó que necesitaba que ella prestara su cuerpo para una obra. Respondió positivamente pero con temor.

 

Se cuenta que una noche cuando se sentía inquieta acerca de su misión, una estrella luminosa se desprendió y rodaba con mayor fulgor y velocidad al acercarse a la tierra. Dicho “lucero se acercó a la ventana y rápidamente chocó su frente, llenando de luz toda la habitación. La persona de Mita quedó en aquel instante investida de poder y de virtud, y hablaba lenguas y profetizaba. Y el Espíritu Santo le explicaba para qué la había llamado y le indicaba todo lo que tenía que hacer.... La luz de Dios iluminó su ser, el fuego del Espíritu quemó su cuerpo, haciéndolo muerto al pecado. Dios hizo desde entonces su morada en su cuerpo”.2 Más tarde ella acusaba públicamente a los ministros y oficiales de la Iglesia de Dios Pentecostal (concilio que en ese entonces eran las Asambleas de Dios antes de la gran división) de pecado, y éstos la echaron de la iglesia.

 

No obstante, cumplió su profecía de que once saldrían con ella de esa iglesia. Entre ellos estaba Aarón (Teófilo Vargas Seín) sobre cuya cabeza Mita derramó aceite para “un ministerio” en la obra de Dios y a medida que le ungía, ella hablaba en lenguas extrañas. Más tarde se cuenta como la señora saltó desde la segunda planta de la casa hasta el interior de la misma al primer nivel. Luego habló en lenguas y profetizó.

 

Después de su expulsión, Doña Juanita visitaba otras iglesias cercanas llevando su mensaje “para unir a los hijos de Dios” y para el 1943 quedó formada la Iglesia Libre que celebraba cultos en los hogares de los feligreses.

 

Por revelación se le dio a ella el nombre de “Mita” que, según los mitas, significa “Espíritu de Vida,” o “Madre espiritual.” A sus seguidores se proyectaba como “la madre buena que les daba a conocer la Palabra de Dios.”

 

Hizo varias decisiones a base de revelaciones personales, inclusive la de trasladarse a Hato Rey y abrir obras en otros lugares como Nueva York y la República Dominicana.

 

En 1968 se enfermó y murió en el hospital en febrero de 1970 a la edad de 72.

 

Las siguientes palabras están registradas donde la sepultaron:

“Mausoleo a la memoria de Juanita García Peraza, Mita, Profeta escogido por Dios en el año de 1940 para fundar esta Obra del Espíritu Santo en la Tierra”.

 

Con su muerte dos hombres se quedaron al frente de la obra. Después de un tiempo de rivalidad entre Aarón (Teófilo Vargas Seín) y Nicolás Tosado (Amós) en la dirección de la iglesia, salió vencedor el primero como la Voz de Mita, el líder o Guía Espiritual y el Profeta de Dios en la tierra.3

 

Bajo su liderato seguía la  expansión de la obra a otros países y ciudades, tales como México, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Panamá, Canadá, Curazao y El Salvador. Como en Puerto Rico, las sanidades de enfermos han sido factor importantísimo en su crecimiento internacional.

 

 Doctrinas claves y respuestas bíblicas

La Congregación Mita reclama ser la continuación de la iglesia primitiva, la “depositaria de la doctrina inalterada y pura de la Iglesia creada por Cristo.” Además afirma que fundamenta su doctrina en la Biblia, que cree en la santa Trinidad y que predica un triple mensaje de amor, libertad y unidad. Pero lo que más distingue esta iglesia de las iglesias evangélicas cristianas y la primitiva es el papel central que le dan a Mita. Se fundamenta en la persona de Mita quien ostenta el lugar más importante — aun más importante que Jesucristo mismo.

 

La identificación dogmática de ella con el Espíritu Santo de Dios determina su interpretación de toda la Biblia, sus fuentes de autoridad, su fórmula para la salvación, su idea de revelación de Dios y de la Santa Trinidad. Además, esta identificación de ella como la tercera manifestación del Espíritu Santo de Dios y como tal la iniciadora de una dispensación, es determinante para su actitud hacia las iglesias cristianas y éstas hacia ella.

 

Se enseña que Mita es el Espíritu de Vida en la tercera y última dispensación, siendo Jehová el nombre en la primera y Cristo en la segunda. Así que hay tres dispensaciones y la más avanzada es la de Mita, pues trae nuevas y superiores revelaciones4 que son las más completas para esta dispensación. En esta nueva manifestación divina, la revelación postrera, Dios habla a través del profeta en la tierra.


Existen tres pactos, no dos, pues el “ministerio del sentir” pertenece a la tercera dispensación, o sea, el tercer pacto, lo cual implica el fracaso de Jesús en establecer un pacto perfecto y eterno.

 

Respuesta: ¿Cómo se sabe que Mita es el nuevo nombre predicho? ¿Y cómo se sabe que Mita quiere decir Espíritu de Vida?

 

Ni Cristo ni la Biblia predijeron un tercer pacto. Por tal razón no es bíblico. Aun Jeremías predijo solamente un segundo pacto (Jer. 31:31-34) y Jesús señaló el cumplimiento de dicha profecía la noche de la última cena (Lu. 22:20).

 

También Hebreos 8:8-13 indica que el viejo caducó. O sea, el primer pacto fue completado en el del sumo sacerdote Jesús quien estableció el segundo y último pacto, el cual es eterno (13:20). Así que nunca ha hecho falta un tercer pacto, porque se perfeccionó el primero en el segundo que fue establecido por toda la eternidad.

 

En la historia bíblica de la redención no hay tres dispensaciones, sino sólo dos pactos que sirven de marco para las dos dispensaciones. Se constata esto examinando el índice de cualquier Biblia5 — incluso la antigua Reina-Valera que los mitas usan — donde se identifican sólo dos testamentos o pactos, el Antiguo y el Nuevo. Jesús especifica la misión del Consolador como para “enseñar” hacer y “recordar” las enseñanzas del Hijo del Hombre (Jn. 14:25-26) y no cambiar o suplantarlas.

 

También El “dará testimonio” de Jesús y no de sí mismo (15:26) y convencerá del pecado y de falta de fe en Jesucristo (16:8-10). La Iglesia de Mita no es la continuación de la iglesia primitiva sino por el contrario se apartó de ella. Eso se ve claramente porque enseñan que la misión de Cristo no fue culminada durante su vida en la tierra y que sus palabras sobre la venida de un Consolador no se cumplieron en el Día de Pentecostés. Además, dicen que Mita culminó la expiación del pecado mediante sus dolores y sufrimientos, citando a Isaías 53 como referente a ella. Asimismo, para ellos, la resurrección de Cristo ocurrió en Mita y las palabras de Jesús de ser “el camino, la verdad y la vida” se aplican a Mita. También dicen que en vez de Cristo, es Mita quien es la Navidad y el Rey de reyes.

 

Fuentes de autoridad

Su primera y más importante fuente de revelación es la experiencia y las revelaciones de Doña Juanita. Después para apoyar a éstas pasa a la Biblia, citando pasajes para verificar sus creencias mediante el uso de textos de prueba. Para lograr esto interpretan la Biblia metafóricamente a su antojo. Los versículos no quieren decir lo que claramente dicen, sino que significan otras cosas que se explican a base de las revelaciones especiales de Doña Juanita y la “Voz” de Mita en Aarón. Según Aarón hay que dar a la Biblia “un sentido espiritual” porque no se puede “interpretarla en forma literal”.

 

Algunas técnicas de interpretación alegórica son mediante “tangencias y/o paralelismo con algunos sucesos ocurridos” en la Biblia con la obra de Mita durante este siglo. Dicen que algo es bíblico porque sigue el mismo patrón, pues conlleva una nueva repetición de los sucesos aun en el hecho de que Mita como Cristo “vive para siempre”, aunque murió; y, en que las “ovejas conocen la voz de su pastor”, en Aarón, y la manifestación de “la bondad de Dios nuestro Salvador” en Mita hoy. Por supuesto que este tipo de interpretación separa los versos bíblicos de su contexto original. Por ejemplo, la estrella de Belén es paralela a la que tocó a Mita en la frente y Aarón es como el Eliseo que recibe “una doble porción del Espíritu” al ceder al gran profeta Elías (Juanita García).

 

Además, las mismas promesas que dan a Moisés la seguridad de la presencia de Dios en su vida se aplican de igual manera a Aarón.

 

Respuesta: Interpretar la Biblia simbólicamente sólo lleva a muchas equivocaciones. A veces se interpreta de esa manera (simbólicamente), dependiendo del contexto del pasaje, la intención del autor y la situación histórica de la época cuando fue escrita. Nuestra tarea en la interpretación es entender el texto en su situación según las intenciones originales y luego aplicarlo a nosotros con mucho cuidado. La falacia de la alegorización es sacar del texto lo que uno ya cree, más bien que descubrir el sentido original mediante el estudio del contexto y trasfondo histórico. El problema de este procedimiento es que oscurece el sentido verdadero de la Escritura de manera que deja de enfocar a Jesucristo como su centro.6

 

No tenemos el derecho de dar a un pasaje cualquier significado que se nos antoje, sino es el Consolador quien nos lo ilumina (1 Co. 2:12). En realidad no nos hace falta una nueva revelación en esta época, porque la revelación en Cristo y el “evangelio eterno” (Apo. 14:6) son suficientes. No fue incompleta la revelación bíblica, porque Dios, por su poder, nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción al hacernos conocer a Jesucristo y sus obras (2 Pe. 1:3). El apóstol Pablo afirmó lo mismo cuando dijo: “No dejé de anunciarles a ustedes nada de lo que era para su bien” (Hch. 20:20). Además, estamos “completos” en Jesucristo (Col. 2:10; Jn. 20:31, . 1:8-9, He. 13:20, Jud. 3). De manera que el mensaje bíblico es completo y en Cristo tenemos la plenitud de los conocimientos espirituales para esta dispensación y el poder del Espíritu Santo que desde el día de Pentecostés ha venido sobre toda carne (Hch. 2).

 

 Concepto de la Santa Trinidad

Los mitas veneran y creen en las “tres excelsas manifestaciones que comprenden la Santa Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Es, sin embargo, un solo Dios verdadero que es el Creador de todo”, pero niegan referirse a Cristo como una de las tres personas divinas, más bien lo consideran una “personificación” de Dios. Cada manifestación ocurrió en una dispensación subsiguiente, o sea, el Espíritu de Dios se manifestó como el Padre o Jehová en la primera, como el Hijo en la segunda y se “encarnó” como Mita en la tercera. Se trata de un solo Dios que es Espíritu divino quien se manifiesta cronológicamente, no simultáneamente. De manera que en últimas instancias la Santa Trinidad consiste en Padre, Hijo y Mita, el nuevo nombre para el Espíritu de Vida.

 

Respuesta: ¿Es Dios uno pero tres a la vez? En la historia de la Iglesia Cristiana el enfoque de los Mitas se conoce como modalismo. Usan las mismas palabras que nosotros, pero con otros significados basados en una tercera revelación de Mita quien es idéntica a Cristo, Jehová y el Espíritu Santo de Dios. Su Santa Trinidad no es la cristiana, porque Mita ni fue ni es Dios. Además, su Trinidad es esencialmente una de tres nombres y tres diferentes manifestaciones sucesivas del Espíritu de Dios, más bien que de tres seres divinos que coexisten simultáneamente en una unidad. Cabe señalar que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se manifestaron a la misma vez cuando Jesús fue bautizado (Mt. 3:13-17; Mc. 1:9-11; Lu. 3:21-22).

 

Además, ¿fue Jesús adoptado como manifestación del Espíritu Santo en su bautismo? No, Jesús no fue Hijo de Dios por adopción sino tuvo una relación especial con el Padre y el Espíritu Santo aun antes de su nacimiento humano (Mt. 1:18-21; Lu. 1:34-36; Jn. 3:34; Jn. 1:1-18).  

 

Otro error de los Mitas está en que pasan por alto la venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés (Hch. 2:1-42). No fue en 1940 cuando vino a la tierra en cumplimiento de la promesa de Jesús de enviar a otro Consolador sino desde el siglo I El ha estado presente en la vida del pueblo cristiano. Así las profecías en Juan 14:16-19 y 15:7-13, 16, 26 fueron cumplidas el día de Pentecostés para el año 30 d.C. más bien que en 1940. Tampoco pudo Doña Juanita o Mita cumplir la segunda venida, porque cuando Jesús ascendió al cielo, los ángeles dijeron que “el mismo Jesús” regresaría (Hch. 1:11; Jn. 14:3), no otra persona o en otro ser humano.

 

El camino de la salvación

Según la Iglesia de Mita la misma tiene la misión de ayudar a salvar el alma del hombre del pecado en esta tercera dispensación. La salvación exige más que la fe en Dios y en Mita. Exige también obras. Es necesario luchar fuertemente para obtener la salvación. El Sermón del Monte en Mateo 5 al 7 instruye a uno en la salvación. También es esencial hacer pacto con Mita, porque sin ese pacto uno no puede ser hijo de Dios, el cual exige a su vez la oración, sacrificios y obras de piedad. No sólo es esencial unirse a la Obra de Mita para alcanzar la salvación, sino es menester perseverar en la fe de Mita.

 

Respuesta: La carta a los Gálatas fue escrita en contra del concepto de una salvación eterna mediante las obras, sean rituales u obediencia a unas leyes morales. En contra de los judaizantes Gálatas 3:16 hace claro que debido a la muerte de Cristo por nosotros, la única condición para alcanzar la salvación es la fe en El (compara Jn. 3:16-17). Bien se puede hacer una formula de la salvación como sigue: Fe en Cristo salvación hacer las obras del Espíritu Santo (manifestar Su fruto) La formula de los judaizantes que Pablo condenó en Gálatas es la siguiente: Fe en cristo + obras rituales y morales salvación La fórmula de los mitas es la misma de los judaizantes. Así que no enseñan la fórmula verdadera, la apostólica, la paulina, la de la iglesia primitiva, la bíblica. No hay dos condiciones para la salvación — la  fe más las obras, sino únicamente la fe en el Hijo de Dios. No obstante, la fe que salva produce obras o fruto (. 5:22-23).

 

Lo que los califica como secta

Son varios los criterios que se utilizan para detectar una secta. Cinco de ellos son sus doctrinas acerca de Dios, la persona de Cristo, la naturaleza del ser humano, lo necesario para la salvación (expiación del pecado) y su fuente de autoridad. La Congregación Mita es una secta, porque falla en cuatro de estos cinco criterios. Su Dios no es trinitario sino unicitario o unitario, algo parecido a los Testigos de Jehová y los “Jesús solo.” Para ellos no hay tres divinas “personas” en un solo Dios, sino tres manifestaciones cronológicas del “Espíritu Santo de Dios.” Además, colocan a Mita como la tercera manifestación de la Santa Trinidad. En cuanto a la persona de Cristo fracasan también porque dicen que Jesús fue adoptado como hijo de Dios en su bautismo y que su expiación en la cruz no fue lo suficiente para pagar todo el precio por la salvación, pues se suma a la fe en su Dios las obras morales conforme a las enseñanzas y el pacto de la Iglesia Mita.

 

Se necesita algo más que la sangre preciosa de Jesucristo para la vida eterna.  Finalmente su rechazo del canon bíblico inspirado como confiable, completo y la única regla infalible de fe la coloca afuera de la fe cristiana. Las revelaciones de Doña Juanita o Mita no sólo suplementan la Biblia, sino se colocan por encima del mensaje bíblico de manera que se interpreta la Sagrada Escritura a la luz de la experiencia, los reclamos y la vida de su profeta. De los cinco criterios el único que se parece al cristiano es la naturaleza del ser humano como pecador que tiene que arrepentirse y ser salvo.

 

Un sexto criterio está en que siguen a su fundadora, una líder carismática, como si fuera una figura de gran autoridad, seguida por supuesto por su sucesor Aarón quien también ha sido elevado al lugar de profeta de Dios en la tierra en esta dispensación. Un séptimo criterio tiene que ver con que reclama ser la única verdadera obra o iglesia en nuestra dispensación, pues tiene un liderato de Dios que tiene una nueva verdad del Espíritu de Dios, por eso solamente ellos tienen la capacidad de interpretar la Biblia correctamente. De hecho, para ellos ya vino Cristo en su “segunda venida” y Dios está sobre la tierra hoy. Todas estas enseñanzas que cambian la fe bíblica hacen que este grupo sea clasificado como secta.

 

Podemos concluir que contraria a sus reclamos, la Congregación Mita no conserva la doctrina verdadera de la iglesia primitiva. Tampoco es una iglesia de la tradición clásica de la Reforma con su triple mensaje de “Sola Gracia, Sola Fe, Sola Escritura.” Tampoco se puede clasificar como evangélica o cristiana. Es una secta que afirma ser cristiana, pero dista mucho de serlo.

 

El escritor es un estudioso de las sectas por más de veinte años y editor de la revista La Sana Doctrina dedicada a proveer análisis cristiano acerca de las sectas y las doctrinas sanas. También es profesor de la fe cristiana en la Universidad Interamericana de Puerto Rico y en seminarios teológicos en la isla.

 

 

 

Por el Dr. D. T. Moore