Cómo estar preparados para enfrentar a:

CRECIENDO EN GRACIA

Por René X. Pereira Morales

 

  

E

xiste un solo evangelio que fue predicado por Cristo y los apóstoles. Es un evangelio de libertad, de seguridad en Cristo, pero a la misma vez de responsabilidad cristiana. La secta Creciendo en Gracia y su falso “Cristo” José Luis de Jesús Miranda, enseñan otro “evangelio” totalmente pervertido y aberrante, torciendo preciosas doctrinas bíblicas y llevando a las personas a rendirle pleitesía a un simple hombre. Pero más aún, esta secta ahora se dedica a irrumpir en cultos y actividades cristianas en distintos lugares y países para atraer la atención de la prensa, conseguir titulares y crear tumultos. A continuación un resumen de sus enseñanzas principales:

 

  1. Enseñan que el puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda es Jesucristo hombre.
  2. Que este señor (con minúscula) está salvando a los creyentes o a aquellos que aceptan y siguen sus doctrinas, del sistema religioso corrompido.
  3. Que solamente el apóstol Pablo es el único que enseñó el verdadero evangelio y que los otros apóstoles como Pedro, Santiago, Juan y Judas, se desviaron de la verdad y ¡fueron incluso culpables de asesinar a Pablo!
  4. Afirman que el diablo fue destruido en la cruz y que ya no existe.
  5. Que todos los seres humanos son salvos antes de nacer y que lo que les falta es el conocimiento de este hecho. Lo que la gente tiene es “amnesia” porque no pueden recordar su verdadera identidad espiritual y solo la secta Creciendo en Gracia tiene la cura para esa amnesia.
  6. Que el espíritu de todas las personas ya existía desde antes de la fundación del mundo (preexistencia) en forma angelical y que somos iguales a Dios; una fotocopia suya.
  7. Dicen que el diablo era Adán y que su herencia quedó en la carne o el cuerpo de las personas, pero como el pecado fue quitado, nada de lo que la carne haga puede afectar al individuo, ni su relación espiritual con Dios.
  8. Declaran que todas las iglesias cristianas han engañado por siglos a la gente y que ellos tienen la encomienda de hacerlas callar y denunciar sus falsedades.

Esta secta es aún más peligrosa que los Testigos de Jehová o los mormones. Sus tácticas van dirigidas específicamente contra los cristianos y llegan a recurrir hasta a actos violentos, como los acaecidos en Cuba, donde estos fanáticos irrumpieron en varias iglesias, interrumpiendo sus cultos, gritando insultos y consignas. Y también los ocurridos en Cartagena de Colombia donde llegaron en vehículos a una concentración cristiana armados con palos y armas blancas, hiriendo a algunos allí presentes. Sus blancos favoritos son actividades multitudinarias, campañas y cualquier otra actividad religiosa donde puedan crear conmoción. Sucesos semejantes han ocurrido en Puerto Rico, México y otros países.

¿Cómo estar preparados para enfrentar esta amenaza?

  1. La mejor arma contra la mentira es conocer la verdad. Enseñe doctrina bíblica en su iglesia, especialmente aclarar las doctrinas de gracia. Muchos cristianos hoy día desconocen, por ejemplo,  las enseñanzas acerca de la posición del creyente, la seguridad eterna. la elección y la doble naturaleza del cristiano, entre otras. Y son estas las doctrinas que CEG tuerce, sacándolas del balance de libertad, seguridad y responsabilidad.
  2. Si cerca de usted hay grupos de CEG que se reúnen, y va a realizar actividades como campañas, cultos o concentraciones que reúnan muchas personas, prepárese para la posibilidad de que hagan algún tipo de manifestación que puede ir desde repartir su literatura, hasta interrumpir la actividad y crear algún tumulto. Conozca las disposiciones legales, prepare a sus ujieres para lidiar con la situación, evitando confrontaciones y reacciones de los presentes que puedan ser violentas; eso es precisamente lo que estas personas buscan. Hable con la policía del lugar para que velen por que no se altere la paz.
  3. Si es un lugar privado, como una iglesia, sepa que es ilegal irrumpir en una propiedad privada y alterar la paz. Llame inmediatamente a la policía para que hagan cumplir la ley. Sin embargo, si permanecen afuera de los portones de la iglesia, nadie puede impedirles que se expresen y repartan su literatura. Prepare a los miembros de su congregación para esta posibilidad y que no se detengan a altercar o discutir con estas personas.
  4. Prepare a su gente mediante conferencias y talleres acerca de esta y otras sectas que han proliferado en estos tiempos. Recuerde que la mejor arma de las sectas es la ignorancia bíblica de los cristianos.

 

¿Cómo refutarlos bíblicamente?

Hay evidencia bíblica de sobra para refutar las falsas doctrinas de CEG. Pero ya que rechazan la validez de los libros de la Biblia que no fueron escritos por Pablo, es mejor si se utilizan sus epístolas, para refutarles. Hay suficiente material en las cartas de Pablo para echar por el suelo las enseñanzas del falso Cristo José L. De Jesús Miranda (JDJ). Aquí presento algunas de ellas.

  1. José L. De Jesús Miranda es Jesucristo hombre
    1. 1 Tes. 4:14-16, “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó,  así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos,  que habremos quedado hasta la venida del Señor,  no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando,  con voz de arcángel,  y con trompeta de Dios,  descenderá del cielo;  y los muertos en Cristo resucitarán primero.” La segunda venida de Jesucristo no será llegando en un automóvil o en un avión, como JDJ, sino con gran poder y gloria ante los ojos de todas las naciones.
    2. 1 Co. 15:47: “El primer hombre es de la tierra,  terrenal;  el segundo hombre,  que es el Señor,  es del cielo.”  Adán fue el primer hombre, hecho del polvo de la tierra. Jesús es el segundo hombre y no es terrenal como los hijos de Adán. Si es así, entonces JDJ no puede entonces ser el mismo Jesucristo.
  2. El diablo no existe
    1. Rom. 16: 20 “Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies.  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.” Si el diablo ha sido destruido, ¿por qué Pablo mismo declara que Dios lo aplastará bajo nuestros pies en algún momento futuro?
    2. 2 Co. 11:14 “Y no es maravilla,  porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.” Si no existe, ¿cómo es que se disfraza como un ángel de luz?
    3. 2 Tes. 2:9 “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás,  con gran poder y señales y prodigios mentirosos.” Ver además 1 Tim. 5:15, 1 Tes. 2:18 y 2 Co. 12:7.
  3. Salvos desde antes de nacer
    1. Ef. 2:1 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.” La doctrina paulina es clara: antes de ser regenerados por medio de la conversión, estábamos al igual que toda la raza humana, muertos en delitos y pecados. Es a través de la fe en Jesucristo, que hemos sido declarados justos y perdonados de nuestros pecados.
    2. Ti. 3:3 “Porque nosotros éramos también en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y aborreciéndonos unos a otros…” Esta aseveración es contundente; la conversión marca un giro total de una vida de rebelión y esclavitud al pecado. La humanidad no fue salvada automáticamente por la muerte en la cruz, sino que se requiere de una conversión individual para que la persona sea salva.
    3. Ro. 2:5 “Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras.” Pablo claramente habla aquí de las consecuencias funestas para el ser humano que opta por no arrepentirse y volverse a Dios. Atesora para sí mismo la ira de Dios en el día del juicio. CEG afirma que no hay que arrepentirse, y que ya la gente es salva. Pablo contradice totalmente esta creencia.
  4.  Todas las iglesias cristianas están en error
    1. CEG, al igual que todos los movimientos sectarios, considera que ellos únicamente tienen la verdadera revelación. Todo grupo, iglesia o denominación que no acepte a JDJ como Jesucristo hombre, y el resto de sus doctrinas, le consideran una iglesia que vive engañada como las demás. En otras palabras, o se está bajo la “cobertura” del dios José Luis, o se está fuera de ella. Y si se está fuera de ella, entonces esa iglesia está engañando al mundo y hay que taparle la boca.
    2. La Escritura nos muestra cuál es la verdadera fe cristiana y qué es lo que tenemos que creer para estar en la verdad. Pablo mismo declaró: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Tim. 3:16-17)

 

Las doctrinas de Creciendo en Gracia no son nada nuevas. Por siglos han surgido estas mismas herejías en contra de la verdadera fe cristiana. CEG es una mezcla de:

  1. Antinomianismo – creencia que defiende el libertinaje donde el creyente no tiene que obedecer los mandamientos de la ley moral de Dios.
  2. Gnosticismo – los gnósticos creían que la salvación venía por el adquirir ciertos conocimientos (gnosis) secretos y ocultos.
  3. Politeísmo – creencia en multiplicidad de dioses. CEG sostiene que todos los seres humanos son dioses.
  4. Modalismo – CEG niega la doctrina trinitaria del cristianismo histórico. Siguen las doctrinas del modalismo de Sabelio (siglo II, d.C.), que afirmaba que las Personas de la Deidad eran modos en los cuales Dios se manifestaba a sí mismo.

La Palabra de Dios nos manda a estar preparados siempre para presentar defensa de la fe que proclamamos (1 Pe. 3:15). Conozca los fundamentos de la fe cristiana, estudie la teología cristiana y podrá estar preparado para enfrentar las herejías de este tiempo que no son sino versiones estilizadas de las mismas herejías del pasado. A los pastores y líderes, comparta este escrito con sus feligreses. Y si en su país o pueblo hay grupos de esta secta, tome la precaución de establecer un plan de acción en caso de que decidan irrumpir en actividades y cultos de la iglesia.